La seguridad de los pacientes es un objetivo fundamental de las políticas de calidad de los sistemas de salud. Uno de los problemas de seguridad más habituales es la falta de información precisa y completa de los medicamentos que toma el paciente. Asimismo, durante los ingresos hospitalarios existe una alta probabilidad de que se modifiquen los tratamientos farmacológicos de los pacientes, y por ello la coordinación de los profesionales farmacéuticos entre niveles asistenciales representa una herramienta fundamental para evitar omisiones, duplicidades, interacciones, etc. La transición del paciente entre niveles asistenciales es una de las causas habituales de la aparición de errores asociados a la medicación.

Este ha sido el objetivo del estudio piloto de investigación Concilia Medicamentos, cuyos resultados se presentarán esta tarde en el marco del X Congreso Farmacéutico de Castilla y León, que se está celebrando en Salamanca. El objetivo del mismo ha sido validar los procedimientos de conciliación y un sistema de comunicación entre los farmacéuticos de los diferentes niveles. Dicho estudio se ha llevado a cabo en Avilés, Granada y Salamanca, y en él han participado 70 farmacéuticos comunitarios de 30 farmacias, 17 farmacéuticos de hospital de tres servicios hospitalarios y tres farmacéuticos de atención primaria.

Se trata del primer estudio de estas características realizado en España, que aúna la intervención profesional de farmacéuticos de los tres niveles asistenciales. El estudio ha analizado a 120 pacientes que habían sido dados de alta tras un ingreso hospitalario. A 34 de estos pacientes se les realizó el servicio de conciliación en la farmacia comunitaria, y a 86 de farmacia hospitalaria.

El 67% de los pacientes estudiados eran mayores de 65 años y el 82% estaban tratados con más de cinco medicamentos. En total se detectaron 336 discrepancias en los tratamientos (70,5% en farmacia hospitalaria y 29,5% en farmacia comunitaria), el 76% justificadas y un 24% requirieron aclaración por el médico prescriptor. En el 87,5% de los pacientes se identificó alguna discrepancia, con una media de 3,49 discrepancias por paciente.

Una vez aclaradas, el 6,5% de las discrepancias se consideraron errores de conciliación. La discrepancia más frecuente en farmacia comunitaria fue “omisión de medicación” y farmacia hospitalaria “inicio de medicación”.

El estudio de investigación concluye que el alto número de discrepancias que requirieron aclaración indica la necesidad del Servicio de Conciliación de la Medicación en farmacia comunitaria.

Fuente: Portalfarma